Camas y personal del Tajo muy inferior a la media

La ratio de camas y personal del Tajo es hasta cuatro veces menor que la media de hospitales españoles

Redacción/Aranjuez Información

Camas y personal del Tajo muy inferior a la media. Una cama hospitalaria por cada 1.176 habitantes. Ésa es la ratio que calculan el sindicato CCOO y la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública referido al hospital del Tajo de Aranjuez, uno de los centros de «iniciativa de financiación privada» que el gobierno autonómico ibérico-liberal de Esperanza Aguirre impulsó aquí y en otra media docena de ciudades madrileñas.

En todos ellos, una denuncia común; mucho edificio, pero muy poco personal y muy pocas camas.

La ratio de camas del Tajo es cuatro veces menor a la media de los hospitales españoles

La ratio de camas del Tajo es cuatro veces menor a la media de los hospitales españoles.

Así, si en Aranjuez hay una cama cada 1.176 potenciales usuarios, la media española marca una cama por cada 300 habitantes.

El origen no está solo en el modelo de gestión de estos hospitales, una especie de engendro público-privado que deja todo lo que no sea estrictamente sanitario en manos de las empresas que construyeron los hospitales.

También tiene mucho que ver la pereza inversora de la Comunidad de Madrid.

Comunidad  que ha hecho del recorte y la insuficiencia financiera carta de presentación de la sanidad pública madrileña.

El informe de sindicatos y plataformas sanitarias concluye:

«Madrid es la segunda comunidad autónoma que menos gasta en sanidad por habitante».

En materia de personal, la cosa no mejora

En materia de personal, la cosa no mejora.

Si más de una década después de su apertura el hospital del Tajo tiene las mismas camas con las que abrió.

Y en médicos, personal de enfermería y sanitarios la cosa tampoco ha mejorado.

«El personal que se planifica para estos centros es claramente insuficiente», dice el informe.

La ratio de médicos y enfermeros por habitante en Aranjuez es la mitad que la media española.

Así, en el Tajo hay un médico por cada 1.470 habitantes, frente a uno por cada 588 de media en los hospitales españoles.

En enfermería, un profesional en el Tajo por cada 600 habitantes, frente a uno por cada 341 habitantes en España.

En realidad, la comparativa de CCOO y las plataformas sanitarias no se limita al resto de España

En realidad, la comparativa de CCOO y las plataformas sanitarias no se limita al resto de España.

También se aplica al modelo de gestión puramente público, del que aún queda algún ejemplo como el hospital de Móstoles.

El informe desvela cómo aquellos hospitales madrileños plenamente públicos, a pesar de los recortes y el maltrato de los poderes públicos, mantienen ratios de profesionales y camas más cercanos al resto de autonomías.

Algo sintomático: «se echan de menos instrumentos de participación social para que haya control y transparencia sobre el sistema sanitario, algo que la Administración regional trata de eludir de forma “deliberada”».

El informe “Diagnóstico de la salud y del sistema sanitario de la Comunidad de Madrid”

El informe “Diagnóstico de la salud y del sistema sanitario de la Comunidad de Madrid” pide una nueva ley de ordenación sanitaria para reforzar el sistema público de salud y acabar con la “deriva privatizadora”.

«La Comunidad de Madrid necesita un plan de salud y un presupuesto sanitario suficiente, que alcance al menos los 9.119 millones de euros, promedio de los presupuestos de las comunidades autónomas», insisten sindicatos y plataformas.

Reivindican además que hay que impulsar la Atención Primaria

Hay que «aumentar las plantillas en al menos 500 profesionales médicos,  2.000 de enfermería y 600 profesionales administrativos».

El informe plantea también la necesidad de aumentar el número de camas de manera “significativa”

El informe plantea también la necesidad de aumentar el número de camas de manera “significativa”.

Alerta, asimismo de la pérdida de 8.000 profesionales en la sanidad madrileña y de la situación de precariedad e incremento de la presión asistencial que tienen que soportar las plantillas.

«Todo ello repercute negativamente en la atención que se presta.

Así, se puede hablar del incremento del número de días para obtener cita, que en Atención Primaria puede llegar a los siete días», algo a lo que no ayuda la reducción de horario de atención al público que se ha venido aplicando de manera experimental en centros de salud madrileños como el de Olivas en Aranjuez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *